#LaMoradita: Vida, pasión y muerte

Por Carlos Mellado G.

Tal como lo comenté en el artículo La Moradita: Lo bueno, la malo y lo feo, el recuerdo de esta marca vivirá – académicamente – mucho más de lo que vivió comercialmente.

Hace poco asistimos al funeral de la hija de una vieja y querida amiga nuestra.
Pocos lloraron por ella y algunos quisieran olvidar que existió realmente
… incluso su propia madre.

Fuente original de la imagen: Facebook Inca Kola

Fuente original de la imagen: Facebook Inca Kola

La Moradita: Vida, pasión y muerte
A diferencia de seres como tú o yo, La Moradita llegó al mundo con un plan exacto de lo que tenía que ser. Su madre tenía un plan de vida listo para ella – un plan de marketing y muchos, MUCHOS estudios de mercado – que indicaba desde el momento en que nació lo que tenía que ser.

La Moradita fue una hija deseada y planificada por su madre, Inca Kola. La noticia de su llegada al mundo fue compartida con muchas personas con gran entusiasmo y alegría. Todo parecía perfecto y la madre estaba llena orgullo por lo que había decidido que sea su hija y porque muchas personas notables – los estudios de mercado – le decían lo perfecto que era su plan.

El día esperado llegó y la madre realizó una gran fiesta para presentar a su hija y el plan de vida le había creado. Los amigos más cercanos continuaron elogiando a la madre pero muchas más personas iban alzando sus voces críticas sobre lo que Inca Kola quería hacer – No, no se trataba de la hija sino de lo que la madre quería hacer con ella –.

La hija, apenas nacida, no era más que lo que su madre había decidido que sea pero esos ideales se hacían cada vez más descabellados para más y más gente. Aunque la madre trató de imponer los deseos que tenía para su hija; seguía encontrando rechazo, críticas y hasta burlas. No soportó más y decidió deshacerse de la hija – Sí. Así de feo como suena –.

Con la mayor discreción posible Inca Kola fue dejando de hablar de su hija. Le restó protagonismo hasta que, cuando casi ignorada por todos, anunció su muerte.

Reflexiones de una muerte anunciada
La Moradita es una marca que nos enseño mucho más en su muerte que durante su vida. A continuación repasaremos algunos puntos críticos:

  • Los estudios de mercado no son una verdad absoluta.
  • No hay marca lo suficientemente grande para soportar una mala idea durante mucho tiempo.
  • Comercialmente, reconocer haber fallado no es una cuestión de orgullo sino de rentabilidad.

Inca Kola quiso confiar en los estudios de mercado para lanzar una nueva marca confiando en que el respaldo de su marca sería suficiente para impulsar la aceptación y ventas de La Moradita. Sin dudas un error que demoró en reconocer y que costó mucho dinero en producción, publicidad y distribución para un producto que no funcionó fuera del laboratorio.

En fin, las marcas van y vienen e Inca Kola seguramente seguirá existiendo.

Anuncios

2 comentarios en “#LaMoradita: Vida, pasión y muerte

  1. Pingback: La Moradita: Verano… ¿sin Paltas? | Pulsa PLAY

  2. Pingback: 4 lecciones de 2016 que te ayudarán durante 2017 | #Marketing | MarketerosPE

¡Conversemos! Cuéntanos qué opinas :)

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s